Síndrome metabólico

El síndrome metabólico

El síndrome metabólico es una alteración que se ha convertido en un problema grave de salud pública y que va en aumento exponencial debido al incremento de la incidencia de la obesidad y a los cambios de hábitos (sedentarismo, dieta rica en calorías y grasas, envejecimiento de la población, etc.).

También condiciona un mayor riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2.

¿Cómo sabemos que un paciente tiene síndrome metabólico?

Los principales criterios que sugieren que un paciente padece síndrome metabólico son:

  • Obesidad de predominio abdominal, perímetro abdominal superior a 102 centímetros envarones y de 88 cm en mujeres.
  • Alteración de la grasa en la sangre: niveles de HDL-colesterol inferior a 40mg/dlde triglicéridos superior a 150mg/dl.
  • Cifras de tensión elevadas, valores superiores a 130/85 mmHg.
  • Niveles de glucosa en sangre superiores a 110mg/dl en ayunas.

Esto condiciona un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular (infarto miocardio, accidente cerebro-vascular, etc.) al generarse un ambiente proinflamatorio en los vasos arteriales.

Dr. Gonzálbez. Síndrome 1

¿Qué hormonas intervienen en el síndrome metabólico?

Una de las principales hormonas que intervienen en el síndrome metabólico es la insulina. En el síndrome metabólico subyace una dificultad en su acción (resistencia a la insulina). Otra alteración que también puede incurrir es un déficit en la producción de insulina por el páncreas. Por tanto, en muchas ocasiones existe un trastorno mixto que condiciona una alteración del metabolismo de la glucosa dando lugar a una intolerancia a la glucosa (prediabetes) o a la propia diabetes.

Existe una hormona llamada adiponectina que está disminuida contribuyendo a la resistencia a la insulina y al estado inflamatorio que conlleva.

La adiponectina tiene efectos antiarterioescleróticos. Los pacientes que genéticamente están determinados a tener menos concentración de adiponectina (hipoadiponectinémicos) tienen más susceptibilidad de padecer diabetes.

Así la administración en ratas de adiponectina mejoró el estado de resistencia a la insulina. Y por tanto se abre una nueva vía futura de tratamiento que bajaría los niveles de glucosa al hacer más eficaz la acción de la insulina.

El páncreas responde a la insulinorresistencia aumentando la producción de insulina (hiperinsulinismo) hasta que llega un nivel en que se deteriora y empieza a caer esta hiperfunción apareciendo la diabetes.

La diabetes mellitus tipo 2 se genera por el déficit de secreción de insulina y por defecto de la acción de insulina (resistencia de insulina).

El acúmulo de grasa en el tejido hepático (esteatosis hepática) es otra alteración que ocurre en el síndrome metabólico. Las alteraciones de las grasas en la sangre son típicas: elevación de los triglicéridos, descenso de los niveles de HDL (partículas de colesterol encargadas de recogerlo de las arterias y trasladarlo al hígado para su eliminación) y elevación discreta de los niveles de LDL. Estas particularidades le confieren un mayor poder aterogénico (productor de arteriosclerosis).

¿A quién afecta el síndrome metabólico?

La prevalencia del síndrome metabólico va aumentando con el incremento de la de la obesidad en la población y con la edad, llegando aproximadamente al 30% en sujetos mayores de 40 años. También es más alta en varones que en mujeres. Existen diferencias raciales: los sujetos americanos son los que más padecen esta enfermedad, seguido de los caucasianos.

La adquisición de hábitos no saludables se va trasladando a los países en desarrollo. El fenómeno de globalización provoca la extensión a otros países emergentes (China, India, etc.).

Por encima del 65% de los pacientes que tiene obesidad o sobrepeso presenta la enfermedad.

Los pacientes que padecen el síndrome metabólico doblan el riesgo de enfermedad cardiovascular, tres o cuatro veces el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria y seis veces el riego de desarrollar diabetes.

Esta epidemia de este siglo está incrementando también en niños y adolescentes. Empieza a verse diabetes tipo 2 el la infancia y adolescencia en niños obesos.

sindrome02

¿Qué relación tiene con la obesidad?

Es aceptado que la obesidad predispone a la diabetes.

Se calcula que mas de la mitad en la sociedad occidental tienen sobrepeso y aproximadamente un tercio tienen obesidad.

Con la ganancia de peso se van adquiriendo factores propios del síndrome metabólico (aumento de los triglicéridos, descenso de HDL-colesterol, hipertensión y aumento de la glucemia por la mañana).Todos estos factores alteran el sistema vascular, que seinflamando y se produce un fenómeno que se llama arterioesclerosis. Cuando se fractura o rompen estas placas se produce la trombosis, la agregación de las plaquetas y por consiguiente el infarto y la embolia.

Por tanto las medidas encaminadas (pautas dietéticas, programa de ejercicio, fármacos que controlen la tensión, el colesterol y la diabetes) a solucionar cada uno de los factores que ocurren en el síndrome metabólico mejoramos la supervivencia y la salud de los pacientes.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome metabólico?

Parece ser que los fármacos (fenofibrato y glitazonas) son los que pueden actuar sobre la resistencia a la insulina y por tanto prevenir en el desarrollo de la diabetes y mejorar las alteraciones que concurren en la alteración del metabolismo de la glucosa como es la arterioesclerosis, la inflamación y la rigidez de las arterias (alteración de la vasodilatación).

Los fármacos para la diabetes (metformina, y glitazonas), los destinados para el colesterol (estatinas), la aspirina, el ejercicio y la pérdida de peso disminuyen la probabilidad que la sangre coagule y se formen los trombos para dar lugar a accidentes vasculares.

Dr. Gonzálbez. Síndrome 3