Tiroides

Conocer el tiroides

El tiroides es una glándula situada en el nivel cervical anterior, constituida por dos lóbulos unidos en la línea media a través del istmo.

Su principal función es la producción de la hormona tiroidea, de la que se producen dos tipos: Tiroxina-T4 y triiodotironina-T3.

El tiroides genera la hormona tiroidea, la almacena y la secreta pasando al torrente sanguíneo. Estas hormonas viajan a través del torrente sanguíneo y se unen a receptores intracelulares modificando la función celular mediante la promoción de síntesis proteica.

Tipos de enfermedades de tiroides

Alteración de la forma del tiroides

El aumento del tamaño de la glándula se llama bocio. Este bocio puede ser difuso o nodular. En el tiroides se pueden formar uno o varios nódulos. Por lo tanto, se genera el llamado bocio nodular o multinodular.

En la mayoría de las ocasiones, los nódulos son benignos. Pueden medir desde milímetros (nódulos infracentimétricos) hasta varios centímetros. A partir de un centímetro, ya pueden ser analizados mediante una punción. Se puede realizar una punción aspiración con aguja fina (paaf). El resultado de la paaf nos ayuda a saber si el nódulo es benigno o maligno.

Si es benigno, el médico suele esperar y vigilar el posible crecimiento del nódulo. El método más exacto para valorar el crecimiento es la ecografía tiroidea.

Tipos de nódulos:

  • Según el contenido: sólido, líquido o mixto
  • Según la capacidad para transmitir los ultrasonidos emitidos por el transductor del ecógrafo: hipoecoico o hiperecoico
  • Según la captación del contraste empleado en la gammagrafía: frío y caliente

Ninguno de estos tipos se corresponde necesariamente con nódulos malignos y benignos ni está demostrado que con el paso del tiempo un nódulo benigno se convierta en maligno.

Los síntomas de los nódulos son dolor local y, a veces, cambios en la voz o dificultad al tragar.

Alteración de la función

La función del tiroides también puede verse alterada, acompañando o no a una alteración de forma.

El déficit de función se llama hipotiroidismo y el exceso, hipertiroidismo.

Diagnóstico:

  • Hipotiroidismo: se diagnostica mediante una analítica en la que destaca la TSH por debajo de 0,1 y la T3 y T4 dentro del rango normal o bajas.
  • Hipertiroidismo: se diagnostica mediante una analítica en la que destaca la TSH por debajo de 0,1 y la T3 y T4 dentro del rango normal o altas.

Síntomas:

  • Hipotiroidismo: cansancio, piel seca, estreñimiento, somnolencia, voz grave, menstruación abundante, intolerancia al frío, hinchazón y aumento de peso.
  • Hipertiroidismo: cansancio, temblores, palpitaciones, pérdida de peso, aumento de la sudoración, intolerancia al calor, ansiedad, nerviosismo.

Pruebas diagnósticas para el estudio tiroideo

Analítica

  • Determinación de TSH, T4 libre, T3 total, T3 libre, anticuerpos antitiroideos (antiperoxidaasa y antiroglobulina), tiroglobulina.

Gammagrafía de tiroides

  • Prueba perteneciente a la especialidad de medicina nuclear que consiste en administrar contraste endovenoso y valorar la captación del contraste para observar la morfología del tiroides.

Hay dos tipos de contraste: tecnecio y yodo 131.

Ecografía de tiroides

  • Permite observar con definición la forma del tiroides y medir el tamaño de los nódulos.

Otras

  • RX torax y TAC para el estudio de bocios que se extienden hacia el tórax.
  • PET para el estudio de restos tiroideos en pacientes diagnosticados de cáncer de tiroides.
  • PAAF (punción aspiración con aguja fina).

Cáncer de tiroides

Hay cuatro tipos de cáncer de tiroides según las características de los tejidos y las células que los componen:

  • Papilar
  • Folicular
  • Medular
  • Anaplásico

El cáncer papilary el folicularse llaman cáncer diferenciado de tiroides y se curan con mucha frecuencia.

El medular suele ser hereditario y su pronóstico es peor.

El anaplásicoes el de peor pronóstico y suele presentarse en personas mayores.

Para el seguimiento del cáncer de tiroides se utilizan las siguientes pruebas, que sirven para detectar al presencia de restos tiroideos:

  • Determinación de tiroglobulina en la analítica
  • Ecografía de tiroides
  • Rastreo corporal total con radioyodo

En el tratamiento de pacientes con carcinoma de tiroides la dosis empleado de tiroxina es más alta para mantener la TSH por debajo de 0,1. Se ha comprobado en los pacientes que no la mantienen una tasa de reaparición del cáncer superior a los que cumplen estrictamente las normas.

Tratamiento

  • Quirúrgico: para aquellos nódulos tiroideos mayores de 4 centímetros o menores, pero con crecimiento progresivo y que se sospecha que pueden ser malignos independientemente del tamaño.

También se puede dar tratamiento quirúrgico a la tiroiditis (inflamación del tiroides) con hipertiroidismo (tipo enfermedad de Graves-Basedow) rebelde al tratamiento farmacológico.

  • Radioyodo: tratamiento del hipertiroidismo (nódulo tóxico, enfermedad de Graves-Basedow), tratamiento para eliminar restos de tiroides en el cáncer diferenciado de tiroides.
  • Farmacológico: hormona tiroidea (tiroxina) en el tratamiento sustitutivo del hipotiroidismo y fármacos que frenan la producción de hormona tiroidea (tipo neotomizol).
  • Radioterapia externa: indicada en el carcinoma anaplásico del tiroides como tratamiento paliativo.